7 beneficios del reciclaje para la empresa y cómo implementarlo

El reciclaje es un proceso mediante el cual se recupera y transforma un producto ya desechado para que pueda ser nuevamente utilizado. De esta manera, se transforman en materias primas de nuevo para volver a ser utilizados. Esto reduce la necesidad de crear materiales nuevos, minimiza el uso de energía y disminuye la contaminación del aire, tierra y agua. Se trata de una fórmula fundamental para reducir el impacto medioambiental y fomentar la sostenibilidad que ha resulta beneficioso, no sólo para el planeta, sino para la sociedad y la economía.
Existen tres tipos de reciclaje. El primario o mecánico transforma materiales reciclados en productos del mismo tipo. Por ejemplo, el vidrio se transforma de nuevo en vidrio, el papel reciclado se convierte en papel de nuevo y el plástico reciclado vuelve a ser plástico. El reciclaje secundario o químico implica la transformación de materiales reciclados en productos diferentes a los originales. Por ejemplo, un plástico reciclado en fibras textiles, vidrio en fibra de vidrio o papel en cartón. Por último, el reciclaje terciario o energético supone la transformación de materiales reciclados en energía. Por ejemplo, residuos orgánicos en biogás o residuos sólidos urbanos en electricidad mediante incineración.

7 ventajas del reciclaje para las empresas

  • Ofrece oportunidades de negocio. La economía circular y el reciclaje es un nuevo modelo económico más sostenible a través del uso de desechos para generar una segunda vida. Se calcula que actualmente sólo un 8,6% del mundo es circular, lo que deja una enorme brecha de mejora, como puede ser con los materiales de construcción, ropa, automóviles, etc.
  • Minimiza costes y atrae inversiones y acceso a nuevas fuentes de financiación. La reducción de costes operativos por el aumento de la eficiencia, así como la transición hacia un modelo más sostenible es algo tenido en cuenta por financiadores e inversores. Por ejemplo, los fondos Next Generation EU dejarán, a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia 850 millones de euros para economía circular entre 2021 y 2026 en España.
  • Mejora la reputación y competitividad, al diferenciarse de su competencia como empresas responsables y comprometidas, fortaleciendo relaciones con nuevos grupos de interés y atrayendo y reteniendo y talento.
  • Reduce la contaminación y los residuos y preserva los recursos naturales. El reciclaje ayuda a reducir la cantidad de residuos que van a parar a vertederos o al medio ambiente. La extracción y el procesamiento de los materiales, los combustibles y la comida son responsables de la mitad de las emisiones de gases de efecto invernadero mundiales totales y de más del 90% de la pérdida de biodiversidad y el estrés hídrico.
  • Ahorra energía. La fabricación de productos a partir de materiales reciclados consume menos energía que la fabricación a partir de materias primas vírgenes, lo que ayuda a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y a mitigar el cambio climático. Además, también se pueden transformar en energía.
  • Genera empleo. La industria del reciclaje genera empleo en la recolección, procesamiento y transformación de materiales, contribuyendo al desarrollo económico y social.
  • Facilita la adaptación a las nuevas normativas. Tener procesos de reciclaje asentados, permitirá a las empresas adaptarse con más facilidad a la normativa vigente y futura. De hecho, en los últimos años ha quedado patente que la apuesta economía circular ya no es voluntaria, sino obligatoria y leyes como la Ley de Residuos y Suelos Contaminados o el Real Decreto de envases y residuos de envases así lo han determinado.
Cómo implementar el reciclaje en la empresa
Desde pequeñas a grandes empresas, todas pueden implementar un plan de reciclaje interno efectivo.  Por este motivo, os dejamos algunos tips sobre cómo efectuarlo y conseguir un impacto positivo.

1. Elaborar un plan de gestión de residuos 

Establecer compromisos y objetivos medibles, cuantificables y con límite de tiempo. Se debe identificar la tipología de los residuos que generamos y medir la cantidad de cada uno de ellos. Estos datos también son esenciales para el cálculo de las emisiones indirectas de carbono (alcance 3).

2. Establecer un sistema de reciclaje selectivo

Un mecanismo claro, efectivo, bien situado y señalado para facilitar la recogida selectiva de residuos en función de su tipología.

3. Sensibilizar al personal

Es vital educar y capacitar a las personas empleadas por las empresas para entender el valor del reciclaje y cómo separar y desechar adecuadamente.

4. Colaborar con empresas de reciclaje

Las alianzas son claves para garantizar que los materiales reciclados se recojan y procesen de manera adecuada.

5. Monitorizar avances y aspirar a más

Una vez implementado el plan, deberemos realizar un seguimiento de los progresos conseguidos que nos permite identificar áreas de mejorar y ajuste.

6. Realizar una auditoría ambiental  

Con el objetivo de cumplir con las normas de gestión ambiental y lograr un plan de gestión de residuos eficaz.
[Este contenido ha sido reelaborado a partir de Pacto Mundial]

Source: 2