La Rioja: Logroño ejecuta varias obras depara facilitar la accesibilidad de los contenedores

Garcilaso de la Vega, Pedregales, Lope de Vega, Pasadera, Juan Boscán, Estambrera, Poeta Prudencio, Ortega y Gasset, Marqués de Larios… Cascajos ha sido el primer barrio al que han llegado las pequeñas obras en cuestión, pero no será el último. El Ayuntamiento de Logroño acomete estos días la construcción de rampas y plataformas en distintas calles de la ciudad a fin de que las islas de contenedores sean accesibles para las personas con movilidad reducida.
De momento, las mismas están siendo ejecutadas dentro del contrato para la reparación, conservación y mantenimiento de infraestructuras, adjudicado a la empresa Antis Obra Civil, S.L. este mismo año, y tratan de ir dando respuesta a una vieja demanda por parte de los colectivos de ciudadanos con discapacidad. «La realidad es que, en la práctica, el acceso y uso de los mismos está muy limitado», constatan desde ‘La Rioja Sin Barreras’.
La idea con la que trabaja el Consistorio capitalino es la de solucionar progresivamente un problema para el que quieren mostrar una «nueva sensibilidad» en contacto con el CERMI, la plataforma autonómica en representación, defensa y acción de la población con discapacidad. «La tendencia es que los contenedores queden ubicados en una plataforma accesible para cualquier vecino y para los vehículos de recogida (a la altura de la acera o sobre la acera misma), pero en determinadas zonas, por ejemplo, donde la banda de estacionamiento es para aparcar en batería, eso no es siempre posible y se está optando por dotarlas de rampa», explica el concejal de Desarrollo Urbano, Jaime Caballero.
Así, de entrada, las soluciones que ya pueden verse contemplan desde plataformas generadas en cruces como el de Estambrera con Servillas (donde se ha ampliado la acera para evitar el escalón que antes lo dificultaba todo) a rampas a mitad de vía como la instalada en Poeta Prudencio a la altura de Correos. Dos modalidades que se irán extendiendo al resto de la ciudad (‘Calles Abiertas’ ya incluyó algunas, a las que ahora se han sumado una veintena en la zona sureste).
La demanda, en cualquier caso, no solo se limita a los itinerarios peatonales accesibles, sino que también alcanza a los contenedores en sí, pues así lo establece la propia ordenanza municipal. Desde ‘La Rioja Sin Barreras’ ya se recordó a principios de 2020 cuando se renovaron los 2.200 contenedores verdes, amarillos y azules de toda la ciudad que estos debían ser adaptados y, en cualquier caso, que se podía solicitar la instalación de los mismos.
«Previa la oportuna solicitud a la Administración local y justificando su necesidad, se podrá optar a la disposición de contenedores adaptados, los cuales incorporarán una boca alternativa para la recogida de residuos o una palanca manipulable situada a una altura comprendida entre 0,80 y 1,20 metros», explican. Así, bajo petición, en Logroño ya pueden verse en Río Lomo o en Club Deportivo con Sancho el Mayor. «También en Eliseo Pinedo con Lobete, pues es a demanda y lo que queremos es que nos lleguen las quejas para ver de qué manera podemos actuar», apostilla el concejal de Medio Ambiente, José Manuel Zúñiga.
Preguntado por el problema, Zúñiga aclara que la última renovación tuvo lugar con un pliego heredado del anterior mandato y «ya no se pudo hacer nada», lo que sin embargo sí que pudo ser subsanado con los nuevos contenedores marrones, adaptados para todos los públicos. «El reto es poner todos en la situación más adecuada», adelanta el concejal. Y esa situación ideal pasa, necesariamente, por posibilitar que cualquier logroñés que salga a la calle a tirar la basura pueda hacerlo en igualdad de condiciones. Javier Lacalzada, arquitecto técnico de ‘La Rioja Sin Barreras’, explica que su propuesta ha venido siendo la misma a lo largo de los años. «Contenedores en la calzada, accesibles desde las aceras y, si no es posible, directamente en las aceras (para evitar precisamente escalones o distancias que impidan su acercamiento)», precisa recordando que, en breve, habrá nueva orden respecto a contenedores adaptados y accesibles. «Normas hay, pero como siempre digo, mientras la normativa contra incendios del Código Técnico de la Edificación se sigue a rajatabla, la accesibilidad es la gran olvidada», concluye.
[Este contenido procede de La Rioja.com. Lee el original aquí]

Source: 2