El equipo directivo del IGAPE visita la planta de SOGAMA

El director del Instituto Gallego de Promoción Económica (Igape), dependiente de la Xunta de Galicia, Juan Manuel Cividanes, acompañado por miembros de su equipo, visitó la semana pasada el Complejo Medioambiental de Sogama en Cerceda (A Coruña), donde se tratan los residuos urbanos de 295 municipios (más de 2.242.000 habitantes), a fin de conocer con detalle la operativa de las distintas instalaciones que lo conforman.
El presidente de Sogama, Javier Domínguez Lino, fue el encargado de dar unas primeras explicaciones sobre la actividad de esta empresa pública desde la vertiente ambiental, económica y social, incidiendo en su aportación a la creación de empleo y riqueza, con mil puestos de trabajo, entre directos e indirectos. Domínguez recordó que la infraestructura de la compañía está conformada por el complejo cercedense, 37 plantas de transferencia distribuidas por el conjunto del territorio gallego y un vertedero controlado de apoyo en el que se ubica una planta de compostaje industrial que, a día de hoy, da servicio a los concellos coruñeses de Carballo, Cerceda y Laracha tras la implantación, por parte de éstos, de la recogida selectiva de la materia orgánica a través del quinto contenedor, de color marrón.
El máximo responsable de Sogama abundó en las ventajas que ha reportado la ampliación del Complejo Medioambiental en un 81% (pasando de 550.000 toneladas anuales a un millón) a través de la puesta en marcha de una nueva planta para la recuperación de los materiales reciclables contenidos en la basura en masa, concebida en plena sintonía con la industria 4.0, y la remodelación de la antigua planta de reciclaje, tratamiento y elaboración de combustible. Asimismo, hizo un repaso por el conjunto de las mejoras técnicas acometidas en las instalaciones y orientadas a optimizar el servicio público prestado a los gallegos, así como el reto que supuso en su momento seguir gestionando los residuos tras la pandemia del COVID-19.
En este sentido, se refirió también al trabajo de Sogama en la gestión de los desechos sanitarios de bajo riesgo tales como guantes, mascarillas desechables, buzos y asimilables. Para ello, y en un tiempo récord, la empresa redactó el proyecto técnico y habilitó una planta provisional de pretratamiento para que estos materiales, una vez triturados, se valorizasen energéticamente a temperaturas superiores a 850ºC, garantizando de esta forma la destrucción de  elementos nocivos. Domínguez insistió en que esta línea de gestión se llevó a cabo de forma independiente a la propia de los residuos urbanos, contando para este cometido con personal externo.
El transporte sostenible fue otro de los puntos abordados, toda vez que Sogama ha priorizado el ferrocarril como medio preferente para el transporte de residuos desde distintos puntos de la comunidad hasta el complejo de Cerceda, logrando subir del 25% en 2016 al 55% en la actualidad. La entidad promueve así un medio más respetuoso con el entorno, con mayor sincronización horaria, más sostenible, con menor siniestralidad y con menos molestias ciudadanas.
Tras exponer los puntos más relevantes de la función de Sogama, los integrantes del grupo realizaron una visita guiada por el Complejo, donde pudieron tomar buena nota del recorrido que sigue la basura desde que llega al mismo hasta que acaba convertida en recurso, bien mediante su selección por tipologías y posterior envío de la parte reciclable a la industria transformadora, bien a través de su conversión en electricidad, en el caso de la fracción no reciclable.
[Este contenido procede de SOGAMA. Lee el original aquí]


Source: 2